Revista de Ciencias Médicas La Habana

Indice Anterior Siguiente
Revista de Ciencias Médicas La Habana 2011; 17 (2)

 

ARTÍCULO ORIGINAL


Hiperplasia endometrial

 

Endometrial hyperplasia

 

Margarita  Méndez   García,1 René Torres Hernández,2 Alexis LLanes  Vivó,3 Vladimir Rodríguez Hernández4

  1. Licenciada en Enfermería. Profesor Instructor. Máster en Atención Integral a la     Mujer. Facultad  de Ciencias Médicas.  Provincia Mayabeque. Cuba.
  2. Especialista en l grado en Ginecología y Obstetricia. Profesor Auxiliar. Máster en  Atención Integral a la Mujer. Hospital Ginecobstétrico Docente “Manuel Piti Fajardo”. Güines. Mayabeque. Cuba.
  3. Especialista en l grado en Bioquímica Clínica. Facultad  de Ciencias Médicas.  Provincia Mayabeque. Cuba.
  4. Licenciada en Enfermería. Profesor Instructor. Facultad  de Ciencias Médicas.  Provincia Mayabeque. Cuba.

 

RESUMEN

Se realizó un estudio longitudinal retrospectivo descriptivo en el período comprendido desde enero 2005 hasta diciembre 2008 en el Hospital Ginecobstétrico Docente “Manuel Piti Fajardo”  en el municipio de Güines, provincia Mayabeque, para analizar los factores de riesgo en la hiperplasia endometrial con respecto a los elementos clínico-epidemiológicos y al comportamiento de esta patología en la entidad. El universo lo constituyeron 159 pacientes registradas en el departamento de estadística del hospital, de ellas se tomó una muestra de 94, las variables estudiadas fueron: edad, color de la piel, menarquia, paridad, infertilidad por anovulación, menopausia y enfermedades sistémicas asociadas; revelando la investigación la mayor incidencia en la hiperplasia simple con un 72.3% sin atipicidad celular. Se logró  orientar sobre la detención precoz de los factores de riesgo que mayormente inciden en  esta enfermedad  en el municipio.

Palabras clave: Hiperplasia endometrial.

 

ABSTRACT

A descriptive, retrospective and longitudinal study was performed in the period from January 2005 to December 2008 at “Manuel Piti Fajardo”   Ginecobstetric Hospital in Güines municipality, to analyze the risk factors for Endometrial hyperplasia regarding the clinical-epidemiological elements and behavior of this entity. The universe was constituted by 159 female patients registered in the department of statistics, taking a sample of 94 patients. The morbi-mortality rate was analyzed, it was studied variables: age, skin color, menarche, parity, infertility due to anovulation, menopause and associated systemic diseases. The investigation revealed the highest incidence on Simple Hyperplasia with  72.3% without cellular atipicity. This work helped guide on the early detection of risk factors that mostly influence on this disease in the municipality.

Key words: Endometrial hyperplasia.

 

INTRODUCCIÓN

El Sistema Nacional de Salud en Cuba ha creado diferentes programas de atención médica para toda la población en general, de forma preventiva, curativa,  de rehabilitación y promoción de salud; uno de ellos que ha obtenido gran importancia  es el Programa de Atención Integral a la Mujer, encaminado a lograr mejor calidad de vida de las féminas, disminuyendo los índices de morbimortalidad y elevando al máximo el indicador de desarrollo de salud en el país.

En el año 1984  se incorporaron los médicos y enfermeras de la familia a dicho programa para profundizar en el estudio y búsqueda de factores de riesgo en la población más vulnerable a las enfermedades, constituyendo la mujer, dentro de este grupo poblacional, un punto importante de observación para evitar la morbimortalidad en edades tempranas.

Dentro de este riesgo aparecen los cánceres ginecológicos, uno de ellos lo constituye el endometrial que aparece en un porciento estimado de mujeres1 y la disminución de la mortalidad por esta causa va a depender del diagnóstico temprano.

El sangramiento ginecológico constituye desde épocas inmemorables una de las tres grandes manifestaciones de afecciones del aparato reproductor femenino La hemorragia uterina disfuncional se encuentra asociada a la hiperplasia endometrial cuyo diagnóstico se fundamenta en el estudio anatomopatológico de una muestra obtenida por el legrado diagnóstico de la cavidad endometrial y se caracteriza por la proliferación  irregular del endometrio inducida por el estímulo estrogénico sin compensación progestacional.2

La hiperplasia endometrial proliferativa excesiva del endometrio puede ser ligera o simple y desaparecer por si sola o con tratamiento hormonal con poco riesgo de convertirse en cáncer. Sin embargo, la hiperplasia atípica tiene un alto riesgo de  malignización si no recibe tratamiento,3-5 por lo que una intervención médica  temprana puede evitar que una hiperplasia atípica se convierta en cancerosa, si no lo es ya, pues para algunos autores una hiperplasia atípica es un carcinoma in situ.6 Como el sangramiento anormal es el signo más común de una condición precancerosa del endometrio, es necesario evaluarlo de inmediato.

Una alimentación saludable, así como hacer ejercicios físicos para mantener el peso corporal, puede reducir sustancialmente este tipo de cáncer.5 El incremento de la esperanza de vida de la población en general, en particular de la mujer, exige la necesidad de mejorar la atención climatérica. Se hace necesario cambiar el estilo de vida, relacionando el área de salud y  los programas comunitarios, para que en lo posible, las pacientes no lleguen a condiciones quirúrgicas que puedan traer secuelas que interfieran su relación biopsicosocial.7-9

La hiperplasia endometrial constituye un problema de salud, por lo que se decidió realizar este trabajo para analizar los factores de riesgo en la Hiperplasia Endometrial en pacientes asistidas en el Hospital Ginecobstétrico “Manuel Piti Fajardo”.

 

MATERIAL Y MÉTODO

Se realizó un estudio de corte longitudinal retrospectivo descriptivo en el período comprendido desde enero 2005 hasta diciembre 2008 en el Hospital Ginecobstétrico “Manuel Piti Fajardo”  en el municipio de Güines, para analizar los factores de riesgo en la hiperplasia endometrial, en cuanto a los elementos clínico-epidemiológicos y  su comportamiento de nuestra entidad asistencial. El universo lo constituyeron 159 pacientes de ellas se tomó una muestra de 94 con el diagnóstico inicial de metrorragia; a las cuales se les realizó legrado diagnóstico endometrial en el cuatrienio 2005-2008, se seleccionaron del libro de registro de Anatomía Patológica del hospital las pacientes con resultados de hiperplasia endometrial. Las variables analizadas para el estudio fueron: edad: última cumplida al momento de realizar el diagnóstico, agrupadas mediante intervalos de 5 años  hasta 60 y de 61 en lo adelante, con excepción de la edad de la menarquia donde el intervalo se redujo a dos años; color de piel: se consideró la reflejada en la historia clínica (blanca, negra, mestiza); paridad  (número de partos); menarquía se consideró la edad al momento de aparición de la primera menstruación; menopausia (cuando ocurrió el cese del sangramiento menstrual por un período de 12 meses); infertilidad por anovulación y en las enfermedades sistémicas asociadasestudiadas: la hipertensión arterial, obesidad, diabetes mellitus, asma bronquial, hipertiroidismo, hipotiroidismo, entre otras.

Para determinar los tipos histológicos de la Hiperplasia Endometrial, nos basamos para el estudio  en la clasificación de la Organización  Mundial de la Salud (OMS): La Hiperplasia Simple es típica y no tiene  alteración en su arquitectura celular, ni hay atipicidad celular; en la Hiperplasia compleja típica hay alteración en la arquitectura celular, pero no hay atipicidad celular e incluye la adenomatosa; en la Hiperplasia simple atípica no hay alteración en la arquitectura celular, pero hay aticipidad celular. En la Hiperplasia compleja atípica hay alteración en la arquitectura celular y existe atipicidad celular. Reduciéndose esta clasificación al proceder, en hiperplasia sin atipia e hiperplasia con atipia.

La información obtenida se recopiló a través de una planilla de información, creada al efecto. Para el análisis estadístico de los porcentajes se utilizaron las tablas de contingencia a través de la dócima X2. En los casos en que se alcanzó diferencias significativas (P<0.05, P<0.01 ó P<0.001) se aplicó la dócima de comparación múltiple de Duncán. 7,8

 

RESULTADOS

Como se puede observar en la tabla 1, el 72,3 % de los pacientes presentó hiperplasia simple sin  atipicidad celular.

Tabla 1. Tipo histológico de la Hiperplasia endometrial

Tipo histológico

No.

%

Hiperplasia simple

68

72,3a

Hiperplasia compleja

17

18,1b

Hiperplasia simple atípica

2

2,1c

Hiperplasia complejas atípica

7

7,5b

Total

94

100,0

EE y sign.

±4,5 ***

Fuente: Historias Clínicas.
EE: Error standard
a,b: superíndices diferentes, difieren significativamente según Duncán.
*** P<0.001.

Los resultados de mayor significación con relación a la edad de aparición de la hiperplasia endometrial sin atipia según tipo histológico fueron encontrados en pacientes de 41 a 55 años con una proporción significativa de 71, 4 %, mientras las hiperplasias simples y complejas con atipia celular aparecieron con mayor frecuencia en  edades posteriores a los 51 años con un valor de  6,4%, período de edad que coincide con el período menopáusico en las mujeres, aunque un porcentaje menor se observó en mujeres de 20 años (tabla 2).


Tabla 2.Distribución de la hiperplasia endometrial

 

Edad

Hiperplasia sin atipia

Hiperplasia con atipia

Total

No.

%

No.

%

No.

%

15-20

5

5,3c

3

3,2c

8

8,5bc

21-25

2

2,1c

0

0,0c

2

2,1c

26-30

4

4,2c

0

0,0c

4

4,2c

31-35

1

1,1c

0

0,0c

1

1,1c

36-40

2

2,1c

0

0,0c

2

2,1c

41-45

26

27,7a

0

0,0c

26

27,7a

46-50

15

16,0b

0

0,0c

15

16,0b

51-55

26

27,7a

1

1,1c

27

28,7a

56-60

2

2,1c

5

5,3c

7

7,5bc

Más 60

2

2,1c

0

0,0c

2

2,1c

EE y sign

±2.0***

±3.1***

 

Total

85

90,4a

9

9,6b

94

100,0

EE y sign

±5.2***

Fuente: Historias Clínicas
EE: Error standard
a, b: superíndices diferentes, difieren significativamente según Duncán
*** P<0.001

En la tabla 3 se observa la mayor proporción significativa de la hiperplasia endometrial  sin atipia en las mujeres con ningún o un solo hijo, para un 33, 0% y un 37, 2%, y la mayor proporción de hiperplasia con atipia, con un mayor riesgo de cáncer de endometrio se encontró en las mujeres con ningún o un solo hijo para un 5,3% y un 4, 3% para un total de valor significativo de 38,3  % y  un 41,5  %. 

Tabla 3. Hiperplasia endometrial  en relación a la paridad.

Número
de
hijos

 

Hiperplasia sin atipia

 

Hiperplasia con atipia

 

Total

No.

%

No.

%

No.

%

0

31

33,0

5

5,3

36

38,3a

1

35

37,2

4

4,3

39

41,5a

2

9

9,5

0

0,0

9

9,5b

3

6

6,4

0

0,0

6

6,4b

4 o más

4

4,3

0

0,0

4

4,3b

EE y sign.

±3,5 NS

±4,1***

 

Total

85

90,4a

9

9,6b

94

100,0

EE y sign.

±5,2***

Fuente: Historias Clínicas
EE: Error standard
a, b: superíndices diferentes, difieren significativamente según Duncan (1955)
***P<0.001
NS P>0.05

La tabla 4 muestra la hiperplasia endometrial en sus diferentes grupos histológicos, un 42,5% de las menarquias se produjo entre los 16 y 18 años de edad lo que en Cuba corresponde a la menarquia tardía por lo que guarda relación con un retardo significativo en la maduración del centro hormonal.

Tabla 4. Hiperplasia endometrial en relación con la  menarquia.
 

 

Edad  de   menarquia
(años)

 

Hiperplasia sin atipia

 

Hiperplasia con atipia

 

Total

No.

%

No.

%

No.

%

10

15

16,0

0

0,0

15

16,0b

10-12

15

16,0

0

0,0

15

16,0b

13-15

9

9,6

1

1,1

10

10,6b

16-18

35

37,2

5

5,3

40

42,5a

Más de 18

11

11,7

3

3,2

14

14,9b

EE y sign.

±3,5 NS

±4,1***

 

Total

85

90,4a

9

9,6b

94

100,0

EE y sign.

±5,2***

Fuente: HC Dpto. Estadística
EE: Error estándar
a, b: superíndices diferentes, difieren significativamente según Duncan (1955)
***P<0.001
NS P>0.05

Entre las enfermedades sistémicas que se encontraron asociadas a la hiperplasia endometrial en mayor proporción aparecen la obesidad, diabetes mellitus y la hipertensión arterial, para un porcentaje total de 47,9 %, 30,9 % y 21,3% respectivamente

Tabla 5. Hiperplasia endometrial y patologías sistémicas asociadas.

 

Patologías
sistémica
asociadas

 

Hiperplasia sin atipia

 

Hiperplasia con atipia

 

Total

No.

%

No.

%

No.

%

Obesidad

41

43,6

4

4,3

45

47,9a

Diabetes Mellitus

27

28,7

2

2,1

29

30,9b

Hipertensión Arterial

17

10,1

3

3,2

20

21,3b

EE y sign.

±3,9 NS

±4,7 ***

 

Total

85

90,4a

9

9,6b

94

100,0

EE y sign.

±5,2***

Fuente: HC Dpto. de estadística.
EE: Error standard
a, b: superíndices diferentes, difieren significativamente según Duncan (1955)
*** P<0.001
NS P>0.05

DISCUSIÓN

Compartiendo criterios encontrados de otros autores pudiéramos afirmar que existe un porcentaje significativo tanto en la hiperplasia simple como en la compleja, en  mujeres con menarquía tardía,10,11 esto se debe a que la hiperplasia reproduce el flujo estrogénico sin compensación progestacional y en estas edades aparecen con más frecuencias ciclos anovulatorios.

Las hormonas femeninas son producidas por los ovarios antes de la menopausia. Normalmente los ovarios producen dos tipos fundamentales de hormonas, el estrógeno y la progesterona.El equilibrio entre estas hormonas varía en cada mes durante el ciclo menstrual y produce la menstruación  regular en la mujer, manteniendo el endometrio sano. Un cambio del equilibrio de estas dos hormonas hacia una producción relativamente mayor de estrógeno, aumenta el riesgo de desarrollar un cáncer endometrial después de la menopausia.

El embarazo, al interrumpir la estimulación continua de estrógenos, confiere a las mujeres protección frente al cáncer de endometrio. Los niveles elevados de progesterona secretados por la placenta durante el embarazo pudieran ser los responsables de esta protección, por lo que la alta paridad tiene menor riesgo durante el embarazo, dado estos elementos esta investigación demostró  que en las mujeres con dos o más hijos la hiperplasia endometrial apareció en menor grado que en las mujeres nulíparas. 12 Lo anteriormente planteado coincide con la teoría de Katsanis, si se tiene en cuenta que las mujeres nulíparas poseen un riesgo dos veces mayor de acelerar la formación de un cáncer de endometrio.12-14
 
Existen  ciertos antígenos expresados por el feto y la placenta que inmunizan a la mujer durante el embarazo, la multípara usa primeramente los anticuerpos para reconocer múltiples bandas del tumor en un rango de 10 a 120 KDa, de igual manera que en los casos de hiperplasia simple y compleja con atipicidad celular,  en menor grado aparecen en mujeres con dos o más hijos pudiendo encontrar dentro de ellas un síndrome que asocio anovulación, como la obesidad, la diabetes mellitus y la hipertensión arterial.

Existe la probabilidad de la relación entre cáncer de endometrio y años de menstruación, tales como una menstruación (menarquia) temprana, una menopausia tardía, pocos embarazos o esterilidad y número total de ciclos menstruales, en este caso el riesgo de cáncer endometrial aumenta si la mujer tiene más ciclos menstruales durante su vida, con períodos menstruales tempranos antes de los 12 años y/o pasa por la menopausia más tarde en la vida y es un factor de riesgo menor para mujeres con menopausia temprana, con períodos menstruales más tardíamente en su adolescencia.

Hay evidencia que las mujeres con índice de masa corporal mayor de 25 % tienen hasta tres veces más riesgo de desarrollar cáncer de endometrio y este riesgo crece con el aumento del peso corporal. El hecho de que el tejido adiposo puede convertir algunas hormonas enestrógenos da lugar a que incremente el riesgo de cáncer endometrial en correspondencia con mujeres no obesas, por lo que existe una diferencia significativa en la obesidad en relación con el resto de las patologías. Otros autores planteanquelas hormonas estrogénicas al liberarse del tejido graso en obesas acrecientan riesgo de cáncer del cuerpo del útero.13

La Diabetes Mellitus puede aumentar el riesgo hasta cuatro veces más en relación con las mujeres no diabéticas, aunque hay autores que plantean que  debido  a  la asociación con la obesidad, ésta es la responsable del riesgo para desarrollar cáncer endometrial y no la diabetes. En contraposición a lo anterior hay trabajos que demuestran que las mujeres con sobrepeso y que padecen diabetes mellitus presentan mayor riesgo de este cáncer que las mujeres con sobrepeso que no lo son.14

El estilo de vida y las conductas de los individuos, la personalidad y su forma de enfrentamiento, así como el ambiente social han sido señalados como factores de riesgo, entre otros ya antes mencionados, por lo que resulta una necesidad desarrollar estrategias en aras de modificar estos estilos de vida.

Los aspectos prevenibles de los factores de riesgo deben tratarse con grupos de personas, pues cualquier esfuerzo en individuos aislados da muy poco o ningún resultado, por ello juegan un papel esencial las intervenciones sanitarias en el nivel primario.15

Los programas deben abarcar una labor preventiva en la mujer, sin olvidar la asistencia paliativa, por ello resulta importante el diagnóstico precoz, el tratamiento oportuno y la rehabilitación biológica, psicológica y social, para ello se debe dar a conocer a la sociedad la enfermedad y actuar sobre sus causas y consecuencias.14,16,17

Las recomendaciones de la OMS para la prevención del cáncer señalan educar a la población sobre los riesgos, limitar la venta de tabaco y alcohol, así como modificar el tipo de alimentación para evitar la obesidad y otros factores de riesgo.

La organización de los servicios de salud desde la atención primaria hasta los centros especializados, tiene como objetivos en el tratamiento del cáncer curar y mejorar la calidad de vida y de esta manera prolongarla. Los servicios van a estar organizados de tal manera que aseguren una adecuada intervención entre el momento del diagnóstico y el tratamiento.

Disponer de los servicios bien organizados da lugar a clasificar al paciente como portador de un cáncer curable o no, pues de ello se derivará el resto de la acción

Se concluye que la hiperplasia simple sin atipia de endometrio representó el 72,3% de las 94 pacientes   estudiadas, apareció con mayor porcentaje en las edades entre 41 y 55 años ,coincidiendo con el período climatérico, un 33,0% en mujeres nulípara y un 37,2% en mujeres con un hijo, resultando una cifra significativa en el estudio realizado. Las patologías estudiadas que con más frecuencia se asocian a la hiperplasia endometrial, resultaron la obesidad, sin atipia 43,6%, y un 4,3 % en las atípicas, con un  menor porcentaje en la diabetes mellitus y en la hipertensión arterial. Las mujeres nulíparas o con un hijo, así como las obesas y las que se encuentran en edad climatérica, corren un mayor riesgo de padecer hiperplasia endometrial.

 

REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS
  1. Lesiones malignas  del útero. En: Rigol OR. Obstetricia y ginecología. La Habana: Ciencias Médicas; 2004. p. 307-08.
  2. Stanley BL, Bergsjo P, Nielsen PA. Carcinoma de endometrium. Am J Obstet Gynecol. 1966; 95:496.
  3. Maillet M. Departamento de Patología Universidad de Valencia, curso de Post-grado en  citopatología clínica. La Habana: Ciencias Médicas; 2000.        
  4. Torres Hernández R. Hiperplasia endometrial. Comportamiento en el Hospital Materno Infantil Piti Fajardo. Provincia Mayabeque: Facultad de Ciencias Médicas; 2006.          
  5. Cáncer endometrial. Revista de Menopausia (en línea). Disponible en: http://www.encolombia.com/menovol6200-riesgos2.htm  Acceso 13 marzo 2007.
  6. Hanold ET. Textbook of Therapeutics drug and disease managment. 6ed. Washigton: Lippincott Williams & Wilkins; 2006.
  7. Duncan DB. 195.5. Multiple range and multiple F test. Biometrics 11.1.
  8. SteertRG,TorrieIH.Bioestadística principios y procedimientos. México:  Mc Graw-Hill Interamericana; 1988.
  9. Di Rienzoç J, Balzarini M, Casnoves F, González L, Tablada M, Guzmán W, et al. Ginecologia. InfoStat. Software estadístico. Argentina: Universidad Nacional de Córdoba; 2001.
  10. Gusberg SB, Kaplan Al. Precursor of corpus of  the  adeno-matous: hyperplasia          as  stage carcinoma of  the  endo-metriun. Obstet Gynecol. 1963; 87:662.    
  11. Gusberg SB. Diagnosis and principal os treatment of cancer the    endometrium.  En: Gusberg SB, Singleton HB. Female Genital Cancer. New York: Curchill Livingstone; 1988. p 102-9.  
  12. Danforth DN.  Tratado de obstetricia y ginecología. 4ed. México, DF: Interamericana;  1987
  13. Katsanis WA, Shields LB. Inmune recognition of endometrial tumour antigens induced by multiparity. Gynecol Oncol. 1998; 70 (1):33-9.      
  14. Randall LM. Management of disfunctional uterine blleding during adelescence I Luisiana.   Med Soc. 1988; 110:160.   
  15. Aspectos de la psicología social: técnica en educación para la  salud. En: Núñez de Villavicencio F. Psicología y salud. La Habana: Ciencias  Médicas; 2006. p 95-7.    
  16. Shkoder  R.  Endometrial hyperplasia in relation to genital Function. Am  Obstet Gynecol 1999; 68: 294.  
  17. Álvarez  Sintes R. Temas de Medicina General Integral. La Habana: Ciencias  Médicas; 2000; vol 2: Principales afecciones del individuo en los contextos familiares y sociales.     

 

Margarita  Méndez   García.  Licenciada en Enfermería. Profesor Instructor. Máster en Atención Integral a la Mujer. Facultad  de Ciencias Médicas.  Provincia Mayabeque. Cuba. E-mail: marmeg@infomed.sld.cu

Indice Anterior Siguiente

Enlaces refback

  • No hay ningún enlace refback.


Copyright (c) 2020 Margarita Méndez García, René Torres Hernández, Alexis LLanes Vivó, Vladimir Rodríguez Hernández

Licencia de Creative Commons
Este obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial 4.0 Internacional.