Revista de Ciencias Médicas La Habana

Indice Anterior Siguiente
Revista de Ciencias Médicas La Habana 2011; 17 (2)

 

TEMA DE ACTUALIDAD

 

FormaciÓn de valores en los estudiantes de medicina en la asignatura de EducaciÓn FÍsica
              
Formation of values in medical students in the subject of Physical Education
              

Joel Julián García Espinosa,1 Ariana Lafita Zamora,2 Naysla Carvajal Ortega3            

  1. Licenciado en Educación Física. Profesor Instructor. Facultad de Ciencias Médicas de Mayabeque. Cuba.
  2. Licenciada en Cultura Física. Dirección Municipal de Deportes.  Güines. Mayabeque. Cuba.
  3. Licenciada en Cultura Física. IPVCE “Amistad Cuba-Suecia”. Melena del Sur. Mayabeque. Cuba.

 

                                
RESUMEN

Se realiza un tema de actualidad para destacar la formación de valores en los estudiantes de Ciencias Médicas de la Facultad de  Ciencias Médicas de Mayabeque, que se dan en el contexto de la enseñanza-aprendizaje en la asignatura de Educación  Física que se  imparte en esta universidad. La preparación física, las actividades deportivas y los juegos galenos propician el desarrollo de la formación de valores en los alumnos. La escolarización, la asistencia a clases y la elevación de la calidad de todas las actividades formativas tienen que constituir prioridades de las enseñanzas y en particular en los estudiantes universitarios.  Para la realización de esta se revisaron bibliografías referentes al tema en diferentes bibliotecas de instituciones médicas del municipio.

Palabras clave: Formación de valores, estudiantes, medicina.

 

 ABSTRACT                                                                                                           

It is carried out a current topic to highlight the formation of values in the students of Medical Sciences of Mayabeque Faculty of Medical Sciences, which occur in the teaching-learning context of Physical Education subject that is taught at this university. The physical preparation, sporting activities and medical students sport competitions, favor the development of the formation of values in students. Schooling, attendance and raising the quality of all training activities have to be priorities in teaching and in particular in college students. To achieve this, it was reviewed bibliographies related to the subject in different libraries of medical institutions of the municipality.

Key words: Formation of values, students, medicine.


         
 INTRODUCCIÓN    
En la actualidad constituye una prioridad para la labor educacional la  formación de valores en los estudiantes universitarios, significa un  complemento para el desarrollo de la competencia profesional, no solo, desde el conocimiento de la profesión o de la especialidad concreta, sino desde el modo de actuación en las relaciones sociales.  

Son nuevos los retos que la nueva universidad tiene que enfrentar en el campo del saber, en particular desde el proceso de enseñanza-aprendizaje, permitiendo así una elevada contribución a la formación de valores. En este reto científico interviene la formación de la personalidad del estudiante, como responsabilidad plena de los profesores en el modelo pedagógico de las unidades docentes.

 "Valores: Son determinaciones espirituales que designan la significación social positiva de las cosas hechos fenómenos relaciones y sujetos, para un individuo, un grupo o clase social, o la sociedad en su conjunto".

A la hora de valorar sus dimensiones como fenómeno social hay que comprender que los valores son "la brújula del comportamiento humano”, pues no existen actos de esencia en el hombre en que no se manifiesten de manera explícita o implícita.

Los valores se encuentran en la cima de la personalidad, de la espiritualidad humana, ellos guían el desarrollo de las personas, tomadas estas como individuos o como grupos, hacia el bien o el mal, en todos sus matices y expresiones en las diferentes esferas y contextos de la vida".

Existen  porque son producto de la actividad práctica de los hombres, son la expresión concentrada de las relaciones sociales. Los valores son objetivos porque objetiva es la actividad práctico material en la cual surgen, porque expresan las necesidades de la sociedad, las tendencias reales del desarrollo social. Su origen no puede buscarse más allá de la realidad histórica y social, en un ser ideal que la trascienda. El doble carácter objetivo y subjetivo del valor se manifiesta también en el hecho de que los valores están estrechamente vinculados a las necesidades humanas y deben a estas su surgimiento y desarrollo, tal como se vio antes. Otra problemática relativa al tratamiento filosófico de los valores es su carácter universal o histórico concreto. El reconocimiento de la existencia de una dimensión objetiva de los valores implica la aceptación de la conformación y desarrollo de un sistema objetivo de valores universales como resultado del proceso de internacionalización de la historia.

Estos valores objetivamente universales, se determinan por la significación que tienen los procesos y los acontecimientos de la vida social para la Humanidad, como universo humano más amplio posible: ....” lo objetivamente valioso desde una perspectiva universal es lo que posee una significación positiva para el género humano, para su desarrollo, su bienestar, su prosperidad y su preservación.” 3

Este sistema se define no sobre la base de los intereses de uno u otro individuo o grupo social en particular, sino basado en los intereses de todo el universo social. Estos intereses son el resultado objetivo de la relación entre la posición histórica que ocupa una sociedad dada y las tendencias progresivas de su evolución, constituyéndose en fuerzas que presionan hacia el avance de la sociedad y el hombre. De aquí que el sistema objetivo de valores abarque todo el conjunto de resultados materiales y espirituales de la actividad humana que poseen significación positiva para el desarrollo de la sociedad.

Es preciso tener en cuenta que cualquier enfoque relativo a los valores toma al hombre como referencia obligada, en este punto hay acuerdo entre las distintas posiciones filosóficas. Ahora bien, el concepto de hombre responde a distintas épocas y sociedades, en función de factores económicos, sociales, históricos y culturales. Ante los complejos problemas que vive la Humanidad de nuestros tiempos, se hace imprescindible el reconocimiento universal del hombre como valor supremo, pero entendido en el contexto histórico actual y no de modo abstracto e intemporal. ...”elevar el concepto de hombre hasta un rango realmente genérico y, a la vez concreto. La comprensión del hombre que ha de imponerse no puede estar desligada de las condiciones sociales de su existencia, de las reales posibilidades para su progreso, de su bienestar, su libertad, el grado de su alienación. 3

En la actualidad el estudio filosófico de los valores presenta características específicas, derivadas del progreso de la lógica misma de la ciencia, de la filosofía, de la cultura actual e incluso de toda nuestra especie. 4 La polémica entre las interpretaciones materialistas e idealistas pierde espacio al reconocerse por la generalidad de la comunidad científica el doble carácter objetivo y subjetivo de los valores.

Los estudiosos del tema toman de diferentes autores lo que consideran valioso, lográndose determinados acercamientos entre las diversas posiciones, como son las posiciones marxistas y humanistas. El discurso positivista pierde fuerza, ganando espacio las ideas de que los valores no son una abstracción teórica, sino que tienen como fundamento la actividad práctica del hombre en sus relaciones con el mundo. En los años 90 se desarrolla el vínculo de los valores con otras disciplinas, como la Pedagogía, la Psicología Social y la Comunicación Social, se trabajan las relaciones de la moral con la política, con la ideología, la ciencia y el humanismo, el profesionalismo, la educación. Cobran fuerza las llamadas corrientes dialógicas en ética, los estudios de los vínculos entre ética y sociedad civil, valores y cultura así como brindarle atención especial a la crisis de valores como problema global contemporáneo. 4

Los científicos postmodernos han sido objeto de fuertes críticas por parte de los estudiosos de la ética, al rechazar el estudio de los valores, considerando que carecen de pertinencia científica. Desde sus posiciones, manifiestan pérdida de confianza en la razón, desencanto frente a los ideales científicos, tecnológicos o sociopolíticos de la modernidad, propugnando el individualismo y el pesimismo. Sobre esta visión escéptica de lo moral ha afirmado A. Hart: ...la “degradación ética está en el vórtice del drama postmoderno, se observa en el caos intelectual de la sociedad internacional contemporánea, en la tendencia a la fragmentación y a la atomización intelectual del hombre que se esconde tras la ilusión globalizadora” 4. Igual rechazo ha provocado la llamada “ética light”, que propugna el hedonismo y la tolerancia en el ámbito moral y que está estrechamente relacionada con las posiciones del relativismo moral, tan en boga en relación con la educación de los valores.

 La escuela, junto a los grupos informales, laborales y organizaciones sociales, sobre la base de los logros alcanzados en el medio familiar, realiza la socialización secundaria, a partir de aprendizajes de alcance más especializado. En gran medida, el éxito de esta socialización, depende de lo adecuado del proceso de socialización primaria. Si la familia no cumple cabalmente su función socializadora, la escuela no puede realizar satisfactoriamente la tarea educativa y aún más, se ve obligada a asumir funciones para las cuales no está preparada                                                          

En nuestro país, investigadores sobre el tema de los valores desde una óptica sociológica, entre los cuales se encuentra María Isabel Domínguez del Centro de Investigaciones Psicológicas y Sociológicas de la Academia de Ciencias de Cuba (CIPS), han realizado estudios sistemáticos a lo largo de dos décadas.

  "Los valores fueron del interés además de representantes de la filosofía como Platón  para el cual valor "es lo que da la verdad a los objetos cognoscibles, la luz y belleza a las cosas,   en una palabra es la fuente de todo ser en el hombre y fuera de él..5

Por todo lo anteriormente expuesto se realiza este tema de actualidad para  destacar que la preparación física, las actividades deportivas y los juegos galenos propician el desarrollo de la formación de valores en los estudiantes de la Facultad de Ciencias Médicas del este de La Habana                  

 

DESARROLLO

Los retos de la nueva universidad cubana tienen como base del modelo pedagógico los objetivos de aprendizaje como guías y orientadores del proceso de enseñanza.   "Los objetivos didácticos constituyen los fines o resultados previamente concebidos, como proyecto abierto o flexible, que guían la actividad de profesores y alumnos para alcanzar las transformaciones necesarias en los estudiantes. Como expresión del encargo social que se plantea a la universidad reflejan el carácter social del proceso de enseñanza.  

Hoy en día la actividad propia del profesional, como ente social, no solamente requiere de determinados conocimientos y habilidades. Todo profesional "tiene que saber conducirlas desde y para la sociedad, lo que se expresa en saber trabajar en grupo, interpretar social y económicamente las necesidades y demandas, dirigir procesos a través de la participación, el diálogo y la comunicación, en busca de información valiosa para la competitividad" . 6

Por la importancia que posee, se considera conveniente definir lo que se entiende por Desempeño profesional: "Es el conjunto de actividades intelectuales, habilidades prácticas, valores profesionales y actitudes, que sustentados por una cultura y disciplina propias de la profesión, conforman un comportamiento integrado hacia la labor específica que desarrolla el profesional, en interacción con otros sujetos en un contexto específico".

Asimismo, se asume la siguiente definición de Competencias profesionales: "Son aquellas cualidades de la personalidad que permiten la autorregulación de la conducta del sujeto a partir de la integración de los conocimientos científicos, las habilidades y las capacidades vinculadas con el ejercicio de una profesión, así como de los motivos, sentimientos, necesidades y valores asociados a ella que permiten, facilitan y promueven un desempeño profesional eficaz y eficiente dentro de un contexto social determinado" .  7

En el transcurso del trabajo realizado se asumió la concepción de valores profesionales brindada por Batista  como: "...aquellas cualidades de la personalidad profesional que expresan significaciones sociales de redimensionamiento humano y que se manifiestan relacionados al que hacer profesional y modos de actuación", además de que los valores profesionales no son más que los valores humanos contextualizados y dirigidos hacia la profesión. Los valores profesionales constituyen a su vez rasgos de la personalidad profesional y contribuyen a definir una concepción y sentido integral de la profesión. Las razones por las que se asume este enfoque están dadas por el carácter abarcador e integrador del concepto planteado de valor profesional, y por constituir una premisa metodológica para su formación desde los contenidos de la asignatura a través de la vinculación con la actividad profesional, es decir, con el desempeño.

Los valores profesionales no se desarrollan por separado. Las diferentes acciones que ejecuta el profesional contribuyen de alguna manera a la educación de valores dentro del ambiente laboral. De esa forma, las actividades concretas de proyección, investigación, experimentación, protección del medio ambiente, por citar algunos ejemplos: "son actividades con un contenido profundamente valorativo" y que son susceptibles de ser desarrollados desde la formación académica.

El autor tiene muy en cuenta los términos de "Actitudes: Las normas, como expresión consecuente de las acciones asociadas a los valores, no son todo, para que ellos sean reales requieren ser evaluadas por los colectivos y que estos determinen su lado positivo o no con respecto a sus intereses como individuo o como grupo. Esta tendencia evaluadora son precisamente las actitudes, que determinan las conductas. 

Es decir las actitudes son tendencias evaluadoras, ya sean positivas o negativas, que reflejan como nos sentimos con respecto a alguien y predicen nuestra tendencia a actuar de una determinada manera, o sea, a desarrollar una conducta".8

La persona concreta tiene que hacer suyas,  o sea, interiorizar, las normas que debe cumplir, tales como:

"Si las normas morales se cumplen por razones formales o externas, sin que el sujeto esté íntimamente convencido de que debe actuar conforme a ellas, el acto moral no será moralmente bueno". 9

La moral debe asumirse, o sea, personalizarse por el sujeto. De lo contrario, carecería de sentido realista y autenticidad, la regulación moral de la conducta del hombre.

Su grado de desarrollo moral depende, en buena medida, de en qué forma se han arraigado en su conciencia los valores positivos de la vida, que se incorporan de modo auténtico y efectivo y no declarativo y formal.

Sólo cuando la persona tiene concientizada y en consecuencia afirmada esta orientación de su conducta, se puede considerar segura en el sentido moral, en particular cuando ocurren en ella situaciones difíciles y conflictivas que hacen posible una determinada elección moral.

Dentro de los valores morales se ha seleccionado la "responsabilidad profesional", o sea, el valor responsabilidad en el contexto de la profesión. Los criterios para la selección de este valor están dados, en primer lugar, por la importancia que posee en cualquier especialidad universitaria.  

 No se concibe un profesional de estos tiempos que no sea responsable. Este valor está dado, entre otras características, por la capacidad de ser disciplinado, cumplidor, reconocer sus errores y adoptar vías para superarlos, ser crítico y autocrítico, así como para enfrentar obstáculos.   La responsabilidad del profesional está en su capacidad de responder ante la sociedad por su labor concreta.

En el plano profesional, Roy Ramírez apunta que una dimensión fundamental de la responsabilidad es: "asumir el grado que corresponde por las decisiones y posibilidad de ser criticado a causa de ellas", y señala como lo más genuino del valor responsabilidad: "la capacidad de responder a las necesidades, a las perspectivas y a las exigencias sociales e individuales. Responder por lo hecho o lo no-hecho, según el caso; y dar respuestas a los problemas apremiantes: Dimensión de la asunción subjetiva de los proyectos para darles concreción" (1987: 26), lo cual se manifiesta en el momento en que el profesional ejecuta cualquier acción vinculada a su especialidad convirtiéndose dicha acción en una "elección moral

Tomando en cuenta los criterios de los autores señalados, se consideró que la responsabilidad profesional estará presente cuando el graduado universitario:

Conoce que como profesional responsable deberá cumplir el deber profesional con la mayor calidad posible, vencer todos los obstáculos que interfieran su desempeño y actuar en correspondencia con ello, guiado por motivos internos determinados por la comprensión de la necesidad de un modo de actuación responsable.

Asume las consecuencias de sus actos y es capaz de responder por ellos. Emite juicios éticos profesionales responsables. A partir del reconocimiento de sus propios errores o limitaciones se traza medidas concretas para su superación y para alcanzar niveles superiores de auto perfeccionamiento.

Según la Dra. Nancy Chacón Arteaga la efectividad de la influencia educativa dependerá en gran medida también de la capacidad y habilidad del educador para dejar positivas huellas imborrables en el joven, es decir provocar en él vivencias perdurables, lo cual se vincula estrechamente al conocimiento de sus intereses; debe acercarse a él teniendo en cuenta sus necesidades y expectativas, desde un marco de afecto y respeto, cuidando de no imponer una visión de adultos en ese universo juvenil.10

Continua planteando que para lograr una influencia pedagógica aceptada el educador deber ser capaz de penetrar en la esfera emocional de los estudiantes. Las investigaciones demuestran que los conocimientos se convierten en guía para la acción si están acompañados de evidencias y pasan a través de los sentimientos de los escolares. De acuerdo a nuestro criterio hoy debemos enfatizar los valores de independentismo, patriotismo, antiimperialismo, dignidad, humanismo, honestidad, honradez, amor a los humildes, laboriosidad y actitud de amor y respeto a la familia y los hijos, como valores esenciales para consolidar nuestra Revolución.

El respeto a nuestras manifestaciones culturales y a las mejores tradiciones patrióticas: El conocimiento e identificación con el patrimonio cultural nacional, en el que se incluyen la idiosincrasia, las costumbres, la música, los cantos y los bailes, los juegos, los juegos tradicionales infantiles, lo mejor de la literatura, del teatro; y el uso correcto, el cuidado y la conservación de la lengua materna, como puntal de nuestra nacionalidad. Abarca también el respeto y la admiración hacia lo mejor de nuestras tradiciones patrióticas, entre las que están el rechazo a la opresión y a la dependencia, a las diferentes formas de discriminación y a la injusticia social.

Continúa planteando que los valores por el carácter social que tienen, poseen doble significación: Como fuerza motriz de la conducta preparan al individuo para cumplir una función de orientación social. Sirven de base orientadora para la toma de decisiones individuales. Cuando hablamos de valores nos referimos a ideas innegociables,  que forman la base sobre la cual la persona actuará con comprometimiento personal, ante cualquier situación, de manera educada y válida.

En segundo lugar, una adecuada organización escolar pues esto permite aprovechar todos los espacios escolares y extraescolares para el trabajo educativo y de formación de  valores y debe alcanzar su  máxima potencialidad en la clase dirigida por el profesor.

En tercer lugar la clase, en esta debe desarrollarse un proceso desarrollador y educativo que propicie, a la par la adquisición de conocimientos y habilidades, se formen valores, aprovechando las potencialidades del contenido de la enseñanza en cada asignatura.

Una sociedad es más desarrollada moralmente en la justa medida en que los resortes externos, mecánicos e impersonales influyentes en el comportamiento de los hombres se hagan sentir con menor evidencia en la regulación moral de sus miembros, pues "cuando los dogmas rigen las acciones de los individuos, extinguen la energía creadora que brota de la motivación individual".11

"El ser humano vive y actúa en medio de la realidad circundante, conoce el mundo que lo rodea, la naturaleza, la gente, y sus relaciones sociales"12

La formación en  valores tiene una gran significación en las condiciones actuales del proceso de universalización de la enseñanza, lo que requiere un enfoque integrador para determinar lo que resulta más valioso para el ser humano.

En la Facultad de Ciencias Médicas del este de la Habana los profesores de preparación física contribuimos a desarrollar la formación de valores  mediante nuestras clases vinculando los momentos de las clases con todos los valores. Ejemplo: al inicio de la clase hablamos de las efemérides del día destacando la historia de Cuba, los valores patrióticos y sus héroes, creando en ello la conciencia de su identidad cubana y que sean fieles a nuestro país y a nuestra Revolución ya que la educación patriótica, como aspecto de la educación político-ideológica, se refiere al desarrollo de sentimientos de amor a la patria, que se traduce en una actitud de cuidado, conservación de sus conquistas y la disposición para defenderlas.

La formación de valores patrióticos, ocupa un lugar central, debido a que su contenido  posee amplias potencialidades para desarrollar los valores que requieren los estudiantes en la sociedad cubana actual.

La educación de los jóvenes en el patriotismo no se enmarca en un proceso que se realiza espontáneamente, sino que requiere de una dirección sistemática, concediendo una gran importancia a la práctica social como factor determinante. Por eso afirmamos que la educación patriótica es una labor de imprescindible dirección pedagógica, pues los sentimientos, los valores, las convicciones y las actitudes se van desarrollando como producto de una labor educativa sistemática y coherentemente dirigida.
 
En el documento: El Partido de la unidad, la democracia y los derechos humanos que defendemos se plantea: ... “Enfrentamos nuevas formas de lucha ideológica, cada vez más sutiles y complejas, que entrañan un reto cotidiano para la capacidad de convocatoria de nuestras instituciones....  La respuesta debe ser coherente y firme, y apelar al poderoso caudal de argumentos de la revolución, a la unidad, a nuestras reservas morales, a las fibras patrióticas de cada cubano”.13… con lo que no se puede transigir es con el incumplimiento y la violación de las leyes. Eso le hace un daño grande al país, y el enemigo estimula todo eso y pone sus esperanzas en esas indisciplinas”. 14

En las clases de preparación física donde se desarrolla las capacidades físicas como resistencia, fuerza, rapidez, estamos preparando al alumno físicamente y con ello contribuimos a la defensa del país, ya que el alumno universitario forma parte de la guerra de todo el pueblo, la cual se basa en el despliegue del sistema defensivo territorial como sustento de su poderío y en el empleo variado de todas las fuerzas y recursos de la sociedad y el estado.
Haciéndose vigente en la actualidad el pensamiento Martiano          

Preparar al pueblo para defenderse y vivir con honor es el mejor modo de defenderlo. El profesor mediante las actividades deportivas que se desarrollan en el centro y los juegos galenos que se realizan entre las universidades va formando valores en los alumnos como la combatividad, valentía,  justicia,  solidaridad, honradez, responsabilidad, humanismo, laboriosidad, firmeza, honestidad, dignidad y patriotismo.

La combatividad en el deporte es la persistencia valiente e inteligente en el entrenamiento, la competencia, es ser tenaz y decidido, no darse por vencido nunca y sacar lecciones de los reveses.

La valentía es la  capacidad de enfrentar con decisión de vencer los peligros, las adversidades, las dificultades y los problemas. El profesor debe enseñarle a sus alumnos durante las clases a no amilanarse ante el adversario y tener seguridad en si mismo, en su razón y sus fuerzas para vencer.

 La justicia podemos desarrollarla en los alumnos cuando están en el terreno deportivo, aunque le sea adversa. Además sentir como propia, cualquier injusticia que se cometa contra sus semejantes y combatirla sin tregua y con inteligencia.

La solidaridad se pone de manifiesto en las clases deportivas y en los juegos  en todas las actividades ya que desarrolla actitudes colectivas en los juegos de equipo. También poniendo ejemplo de profesores que han cumplido misión internacionalista.

La responsabilidad en las clases deportivas es que el alumno se mantenga con  disciplina, conciencia, calidad, eficiencia y eficacia y tenga un espíritu crítico y autocrítico que le posibilite superarse a sí mismo.

El profesor puede desarrollar el humanismo en los alumnos haciéndole sentir como propios los problemas de los demás, entender al adversario derrotado en la competencia deportiva y apoyar a los compañeros de equipo. Además
Educarlos a  no  practicar la violencia física o psíquica innecesaria en el deporte o fuera de él.

Tener plena dedicación a la actividad deportiva, no ceder ante los obstáculos o dificultades en el deporte y cumplir con disciplina, entusiasmo y calidad sus deberes deportivos es la forma de poder fomentar la laboriosidad en los alumnos.

La formación en valores de los estudiantes universitarios de la Facultad de Ciencias  Médicas se tiene en cuenta mediante todo el periodo del curso escolar por la importancia que este tiene para la sociedad.

De aquí que las palabras de José Martí cobren hoy  mayor relevancia:

"Educar es depositar en cada hombre toda la obra humana que le ha antecedido: es hacer cada hombre resumen del mundo viviente, hasta el día en que vive; es ponerlo a nivel de su tiempo, para que flote sobre él y no dejarlo debajo de su tiempo, con lo que no podrá salir a flote; es preparar al hombre para la vida". 15

Se concluye  que los valores existen en el individuo como formaciones psicológicas de la personalidad (sentido personal) y se expresan como motivos que orientan la actuación del sujeto hacia la satisfacción de sus necesidades. Para que el valor regule la actuación del sujeto es imprescindible que éste lo conozca y lo exprese como motivo de actuación.   La preparación física, las actividades deportivas y los juegos galenos propician el desarrollo de la formación en valores de los alumnos. La formación en valores de los estudiantes universitarios de la Facultad de Ciencias  Médicas se tiene en cuenta mediante todo el periodo del curso escolar por la importancia que este tiene para la sociedad.

 

REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS
             
  1. Castro Ruz F. Los valores con que defendemos la revolución y la especie humana. Tabloide de núcleo del PCC.  Junio.2007: 1-8p.
  2. Fariñas G,  López Bombino LR. La apropiación del valor. La Habana: Pueblo y educación;  1999.
  3. Fabelo Corso JR. Retos AL pensamiento en una época de trânsito. La Habana: Academia; 1996.
  4. López  Bombino LR. Razones para una nueva educación. La Habana: Pueblo y educación;  2000.
  5. Chacón Arteaga N. Curso de ética y sociedad: un acercamiento al estudio de la ética, la moral y los valores humanos. Tabloide Ética y Sociedad. Universidad para todos.  2005. 31p.
  6. Toirac Suárez MM, Hernández Flores A. Experiencias en la aplicación de la Planeación Estratégica en la Gestión de un Departamento docente (en línea). Disponible en: http://www.monografias.com/trabajos16/experiencias-de-direccion/experiencias-de-direccion.shtml  Acceso: 12 junio 2009. 
  7. Ortiz Torres E. Competencias profesionales y valores. Revista Pedagogía Universitaria. 2001; 6: 12-14.
  8. Díaz Llorca C. Dirección por valores: algunas reflexiones para la acción. La Habana: Pueblo y educación; 2000.
  9. Kon S. Diccionario de ética. Moscú: Literatura Política; 1987.  p. 476.
  10. Chacón Arteaga N. Dimensión ética de la Educación Cubana. La;Habana: Pueblo y Educación;  2002. 
  11. Romenech A. Individualismo ético e identidad personal. Madrid: Paidós Ibérica; 1995.
  12. Ministerio de Educación. Acerca de la educación en el patriotismo. La Habana: Pueblo y educación; 1994.  
  13. Castro Ruz F. La lucha que tenemos que librar es brava, dura y además larga. Periódico Granma. 1997 abr. 8:  4-6 (col.  8).  
  14. Castro F.  El trabajo de la educación es quizás la cosa más importante que debe hacer el país. Periódico Granma.1997 sept. 4: 4-5 (col. 3).
  15. Martí  J. Obras Completas.  La Habana: Ciencias Sociales; 1975. 

 

 

Joel Julián García Espinosa. Licenciado en Educación Física. Profesor Instructor. Facultad de Ciencias Médicas de Mayabeque. Carretera a Playa de Rosario, km 2 ½ . Güines, Mayabeque. Cuba.

Indice Anterior Siguiente

Enlaces refback

  • No hay ningún enlace refback.


Copyright (c) 2020 Joel Julián García Espinosa, Ariana Lafita Zamora, Naysla Carvajal Ortega

Licencia de Creative Commons
Este obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial 4.0 Internacional.